José Luis Seijas Núñez - Entrevista (Audio)

Hablar de José Luis Seijas Núñez es hablar de una parte importante de la historia de la radio en Venezuela. Su nombre ha estado asociado a muchas de las emisoras que en una u otra época han dominado el gusto del público oyente y por ende, tiene mucho que contar. Aunque él considera que su historia es muy conocida y que más bien le gustaría expresar sus opiniones acerca de la situación actual de la radio. ¡A complacerlo entonces!

¿Por qué la radio ha perdido tanto terreno en el gusto del público? ¿Qué cree usted que está sucediendo?
“¡Eso es falso! La radio tiene el mismo gusto que ha tenido toda la vida. Perdió un poco de fuerza cuando apareció la televisión. La gente en el hogar prendía la radio desde las 5 de la mañana. Escuchaba su música venezolana y luego venían aquellos famosos noticieros de 6 a 8 de la mañana que la gente esperaba con ansias para enterarse de lo que sucedía. Hoy en día eso cambió. Hay canales de TV de 24 horas de noticias, al igual que emisoras de radio en este formato porque vino la diversificación. Hay emisoras románticas, emisoras bailables, etc.
La radio entonces no ha bajado en audiencia. El público que la escucha se ha compartido entre más emisoras, porque ahora hay muchas más. Hoy en día las porciones de sintonía han bajado mucho más porque el espectro está diversificado. Solamente en Caracas hay 50 emisoras cuando antes había doce. Entonces, por supuesto que la audiencia se va diluyendo.
Además, la televisión, que ha mejorado por una serie de factores –colores, tecnología, satélites y mucho más- ha asumido la transmisión de una serie de eventos que antes estaban dedicados a la radio. Hoy en día tú ves las series mundiales por TV y antes las escuchabas en la radio. Sólo en los automóviles sucede lo contrario. Hoy en día ha aumentado el encendido en ellos.
La radio entonces en donde ha perdido un poco es en el hogar, especialmente en las horas nocturnas en donde la TV es la dueña. Cuando te sientas a verla no puedes estar haciendo nada, ni estudiando, ni cocinando ni nada. Tienes que dedicarle toda tu atención. Cosa bien distinta a lo que sucede con la radio. La radio sigue siendo fundamentalmente una compañía”

Nuestro entrevistado, con cuarenta y cuatro años de exitosa experiencia en el medio radial, considera que las restricciones impuestas a todo lo relacionado con eventos de carácter hípico y con juegos de azar han tenido una leve incidencia en esta disminución de encendido.
“Aquí tenemos que caer en su figura como eso que llaman “hombre rating” porque usted siempre ha mantenido el primer lugar utilizando básicamente una fórmula parecida. ¿Significa eso que la radio no está ofreciendo nada original para atrapar nuevos oyentes?”
“Mira. Dos tercios, un 66 %,  de las personas que encienden una radio es para escuchar música o la hora. Más ahora, con las emisoras FM se ha demostrado que la gente las sintoniza por la música. No es que los programas de opinión o de noticias no tengan sintonía. Si la tienen, pero es mucho menor que la de los programas musicales.
Entonces, cuando yo comencé en radio me dijeron -y me lo grabé- que la radio es entretenimiento, educación e información. Claro que en la radio tiene que haber opinión, pero  eso -respetando a quienes lo hacen- yo dejo que lo hagan los demás. Yo me voy con música, con la hora y con informaciones muy cortas, nunca entrevistas largas y tediosas, y con mensajes culturales. Todo para un público muy variado que es la mayoría. Es la misma fórmula que he utilizado y me ha funcionado muy bien”

“Usted está tocando un punto bien interesante: ¿No cree que la gente está cansada de tanta opinión y de tanta política en la radio?”
“¡Aparte de eso! Después de estos últimos años llegó el momento que muchos venezolanos dijeron ¡Basta! Y entonces, para no preocuparse no quieren escuchar programas de opinión. Es cierto que estos son muy importantes y cumplen una labor social, pero la gente dice que no quiere amargarse su vida. Eso es como los operativos de Semana Santa. Muchas emisoras de radio hacen esos famosos operativos y empiezan a competir a ver quién anuncia más muertos. La gente hoy en día ya no quiere eso. ¿Por qué? Porque si está divirtiéndose en el campo o en la playa no quiere que le estén dando malas noticias y si uno tiene un hijo o un ser querido en esos sitios no quiere estar todo el día con el corazón pendiendo de un hilo pensando que va a escuchar una noticia en la que esa persona esté involucrada”

“Cuando hablamos de radio hablamos de música en un 70 u 80 por ciento. Usted tiene otro experimento bien interesante con Radio Popular con un altísimo nivel de sintonía -la emisora de mayor audiencia en AM- ¿No existe otra alternativa en el campo musical de hoy como para suplir lo que la gente busca o hay todavía un sector muy grande de público que gusta de esta música vieja?”
“Como ya dijimos, la radio se sigue diversificando. De la emisora romántica salen cinco más y de la emisora de noticias salen otras cinco. Caracas tiene 5 millones de habitantes para menos de 60 emisoras. Lo que sucede es que, como todo en la vida, hay quienes creemos conocer el gusto popular y entonces nos vamos hacia esta masa que está desasistida, como sucede en el caso de Popular. Mucha gente de diversos estratos sociales –aunque esto es lo menos importante- se queda con la emisora. Aquí llaman a las dos de la mañana a pedir canciones.
Aparte de eso nuestras informaciones no son nunca alarmistas, por eso la gente la tiene sintonizada en su casa como un oasis. Como una buena compañía. Por supuesto que para gente mayor, porque los muchachos están pendientes de su reggetón y de otras cosas y para eso tienen la 103”

“El hecho de que sea una audiencia de mayor edad ¿significa además mayor poder adquisitivo, que de hecho es lo que busca la radio?
“Mira, yo he encontrado taxis todo destartalados en donde el chofer tiene sintonizado el canal clásico de Radio Nacional. No es que no lo pueda hacer, pero te es extraño. Los gustos no tienen que estar con las razas, ni con la posición social, ni con el poder adquisitivo. Para mí no existe esa métrica de que la gente negra oye una música, la gente rubia otra, ricos y pobres música distinta. Tú consigues urbanizaciones muy elegantes en donde te oyen a Jaramillo o una ranchera y barrios muy pobres en donde te tienen sintonizada a Radio Nacional que ha aumentado su audiencia en forma significativa”

“¿No existe allí un factor político?”
“¡Claro! Hay un gran porcentaje de oyentes de esa emisora que pertenecen a la tendencia del actual Presidente. Y esa gente quiere estar enlazada con sus emisoras porque ellas representan otro factor de noticias”
A raíz de su paso por un gran número de emisoras reconoce su gran cariño por YVKE Mundial, a la que cambió el nombre original de Radio Cultura y en donde – en 1969 – cimentó las bases para la creación de la Gran Cadena Mundial.  Años después, ya en 1972, repetiría el experimento con la antigua Radio Miranda, transformada durante su gestión en Radio Sensación, verdadero suceso musical que en su época llegó a igualar al mítico Gigante Rumbos. Radio Tiempo, Radio Uno (durante algún tiempo Súper Uno), Radio Espacial y Radio Visión (hoy Popular) son otras señales que en algún momento se vieron beneficiadas con la sabiduría y experiencia de nuestro personaje.

“¿Cómo lo han afectado las nuevas medidas tomadas por el gobierno atenientes a la radiodifusión?”
“Realmente, no me han afectado en nada. El único detalle es que pienso que el transmitir las loterías y los caballos   después de las diez de la noche es una verdadera tontería. Cierto que había que reglamentar ciertos aspectos por aquello de la incitación al juego, pero no había que eliminar las transmisiones a su hora.
Por lo demás, lo de la música venezolana y el aspecto cultural está muy bien. Tenemos un espacio llamado Enciclopedia Popular que ha logrado una aceptación tremenda. Era una necesidad que dentro de tu música y tus noticias le dieras cultura al pueblo”

“¿Cómo ve el futuro de la radio en Venezuela?”
Seguirá con sus altas y sus bajas. Quizá haya demasiadas concesiones lo que va a obligar a continuar con la diversificación. Los radiodifusores me imagino que tendrán que llegar a ser gente que estén todo el día en sus negocios, de modo que sean gente que se dediquen completamente a sus negocios”

“Eso me lleva a otra pregunta. ¿Las emisoras comunitarias?”
“Las comunitarias han funcionado en algunos sitios de Venezuela. No han funcionado mucho porque las programaciones de las AM y de las FM son muy completas y variadas. Deben buscar tener programaciones mejores y más atractivas para buscar que la gente se cambie”

Seijas considera que el oyente venezolano sigue buscando en la radio básicamente tres puntos como son distracción, información y cultura, factores que definen la misión del medio. Considera además como una verdadera tontería la irreverencia de algunas emisoras juveniles, a la que sencillamente califica  como “mala educación”, reflexión a la que considera  respaldada por las mediciones de sintonía de estos programas.
Considera que su estilo de hacer radio –verdaderamente triunfador- salió de la fusión de lo mejor de emisoras de la época como Continente, Rumbos, Radiodifusora Venezuela y Tiempo, además de algo de la agilidad de las emisoras norteamericanas de hace 35 años.
Y haciendo honor al viejo adagio que reza “Dime de qué presumes y te diré de qué adoleces” confía chequear habitualmente a la competencia. Especialmente a aquellas de carácter informativo.

Fuente: magazine.com.ve

Esperando el 2003, en la voz de José Luis Seijas Núñez

Comentarios

Entradas populares