Tomás Henríquez (Audio)

Todo un señor de la actuación y dotado con una excelsa calidad humana, este actor nacido en Barlovento dejó un imborrable legado en la historia de la televisión, el cine y el teatro venezolano.
Tomas Henríquez nace, el 21 de diciembre de 1921, en la población de El Clavo, ubicada en la región de Barlovento del estado Miranda. Se le recuerda como uno de los más recios y completos actores que ha tenido Venezuela. Era tan espectacular su personalidad escénica, que logra romper el tabú de los artistas de color en la televisión venezolana.
Quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo y compartir pantalla con él en diferentes telenovela en la extinta RCTV, lo reconocemos como uno de los profesionales de mayor valía en nuestra televisión, ya que no solamente era un compañero de trabajo escénico, era un maestro que ayudaba a todos a lograr el perfeccionamiento profesional en la difícil tarea del actor
Destacó siempre por su voz gruesa y su calidad humana, además de realzar cada uno de los personajes que le correspondió representar en su larga y completa trayectoria como un profesional del arte. Henríquez se distinguió tanto en la radio, el cine y en la televisión, siendo pionero de los dos últimos medios. Estuvo dedicado a la televisión por unos 50 años ininterrumpidos en los que siempre trabajó en producciones de RCTV.
Fue el primero y más respetado actor negro de la televisión venezolana, en la que interpretó personajes que fueron desde Dios, en Juanito y Él en el año 1983, hasta un esclavo, Pobre Negro en 1976, pasando por un malévolo esbirro de la dictadura de Pérez Jiménez como lo encarnó en Estefanía (1979).

Detalles de su vida
A la muerte de su padre su familia migra a Caracas, dejando su pueblo natal, al que jamás olvidó y siempre recordaba con gran cariño y admiración. Rondaba el año de 1940 y acababa de cumplir los 19 años de vida. Su madre, una mujer trabajadora, se dedica a la fabricación y venta de dulces caseros y Tomás laboraba en una zapatería, trabajo que ha de realizar hasta que tuvo la oportunidad de convertirse en locutor en la emisora Radio Caracas Radio. Su talento profesional lo lleva a convertir la locución en su profesión y debido a su capacidad intelectual va asumiendo roles gerenciales en esa empresa de comunicación. Tras la creación de Radio Caracas Televisión en 1953, Henríquez comenzó una carrera televisiva en la que nunca cambió de canal, trabajando para RCTV consecutivamente hasta su muerte.
En 1953 realizó su primer programa (Surcando mares) y en 1968 interpretó a Negro Primero en la coproducción venezolano-española-italiana en La Epopeya de Bolívar, junto a destacados actores internacionales tales como: Maximilian Schell y Francisco Rabal.

Nacimiento de un actor
Se inicia en el año de 1942 como actor de teatro y lo hace en la obra Abigail de Andrés Eloy Blanco. En 1944 pasa a formar parte del cuadro de actores de Radio Caracas. Coquetea con el cine y es contratado para actuar en la película venezolana La Balandra Isabel llegó esta tarde, hablamos del año 1949 y esta sería la primera de varias películas en la que tomaría parte en su carrera como actor y que culminaría con la protagonización de Operación Billete, en 1987. En 1968 también trabajó junto a varias estrellas del espectáculo venezolano como Amador Bendayan, Hugo Blanco y Simón Díaz en la película El Reportero
En 1974 hizo de Rumbeador en la telenovela Doña Bárbara, la cual contó con la dirección de José Ignacio Cabrujas. Corría el año 1979 y RCTV decide llevar a la pantalla la novela Estefanía, que recordaba las atrocidades cometidas bajo la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, logrando interpretar con una gran maestría el personaje de Fulvio Lanz, que no era otro que el del siniestro y asesino Pedro Estrada, el temible director de la funesta Seguridad Nacional, policía política del régimen de Pérez Jiménez. Muchos de los seguidores de la trayectoria de Tomás Henriquez afirman que esa fue su mejor actuación ya que sobrepasó las capacidades de un actor para encarnar un personaje.
Durante la década de los 80’, Henríquez trabajó en numerosos proyectos, pero ninguno describe su popularidad como el que realizó entre 1992 y 1994 para la telenovela Por estas calles. En vez de actuar, Henríquez simplemente narraba una frase célebre relacionada con la historia al final de cada capítulo. Esas palabras eran tema de conversación frecuente ya que la telenovela era la más vista del país y a veces ofrecía pistas sobre lo que pasaría en el capítulo siguiente.
Su último trabajo como actor lo realizó en 1998 en la telenovela Reina de Corazones, aunque siguió activo en la radio y la publicidad. Henríquez era una de las voces más utilizadas por los publicistas en Venezuela, de lunes a viernes a las 6 de la tarde y hasta poco antes de morir de cáncer, condujo el programa Detalles, en la emisora KYS FM.
Fuente: diariolavoz.net


Audio 1 (2001)


Audio 2 (1995)


Historia de la Radio en Venezuela, en la voz de Tomás Henríquez

Comentarios

Entradas populares