Freddy Andrade Alvarado (Video)


Freddy Andrade Alvarado está orgulloso de haber logrado el éxito en todas las metas que se trazó desde niño, gracias al esfuerzo, trabajo y empeño puesto cada día en cada una de las actividades que le ha correspondido emprender.
Lo único que no ha podido alcanzar ha sido ser electo gobernador, pero se conforma con seguir siendo preferido como locutor de su emisora, Radio Minuto, La barquisimetana, donde abre la programación a las cinco de la mañana.
Su cadena radiofónica está conformada por Minuto AM790, Minuto FM 106, ambas en Barquisimeto; y Minuto FM 109, en Acarigua, Portuguesa.
Freddy Andrade Alvarado fue el invitado al Desayuno-Foro de esta semana por el director de El Impulso, arquitecto Juan Manuel Carmona Palenzona, quien estuvo acompañado por los Jefes de Redacción e Información, José Ángel Ocanto y Violeta Villar Liste, respectivamente; Haydeluz Cardozo, coordinadora de Redacción; Daniela Piscitelli, de la página web, y quien suscribe esta información.

Imagen: Luis Salazar
Humildad, trabajo y honradez
Freddy Andrade Alvarado confiesa que nació el 10 de junio de 1943 en Sarare. Es el séptimo de los ocho hijos que tuvo el matrimonio formado por Francisco Andrade y María Adelina Alvarado de Andrade. De ellos, 6 eran varones y dos hembras. Tres ya han fallecido.
Provengo de una familia muy humilde y trabajadora, dice. La honradez fue nuestro principal principio moral. Y sobre todo crecimos creyendo en Dios.
Cuando mi padre, quien era comerciante, tenía 39 años, murió de un infarto al corazón. Yo tenía tres años y ya la familia residía en una casa de la carrera 25 de La Mora, uno de los sectores más tradicionales de Barquisimeto.
Mi madre, quien no volvió a casarse, se dedicó a la crianza de su prole: hacía comida para la venta, realizaba costuras, lavaba y planchaba y todos mis hermanos cuando cumplían q uince años tenían que ir a la calle a trabajar.

Manifestante como estudiante
Estudié en la Escuela Riera Aguinagalde y fui uno de los primeros alumnos del Liceo Mario Briceño Iragorry, cuyo director era el profesor Daniel Segura, quien vive muy tranquilamente su jubilación. Hasta entonces el único liceo que había tenido Barquisimeto era el Lisandro Alvarado.
Como liceísta vivió el 23 de enero de 1957 y salió a la calle para unirse a otros estudiantes. entre quienes se contaban Sol Alvarado, Víctor Barranco y Ramos Guerra, a manifestar.

Perifoneador a los 15 años
En el curso de sus recuerdos, Freddy evoca que jugó béisbol en un terreno que había en La Mora; pero, lo que más le llamaba la atención era la radio y, por supuesto, la televisión que apareció en 1952.
Uno de los vecinos de su sector adquirió el primer aparato de la tienda Sears y cobraba “medio” (0,25 céntimos de un bolívar) para que los niños vieran la imagen.
Siendo Raúl Azparren, quien años después sería el fundador de la Sociedad Amigos de Barquisimeto, dueño del establecimiento comercial Bazar Mundial, se hacía publicidad callejera mediante un parlante instalado en el techo de una camioneta que manejaba un señor de nombre Ramón.
Me contrató cuando tenía quince años y era estudiante, para que perifoneara las propagandas de los artículos que vendía Bazar Mundial y luego participé en un programa de radio del Cuerpo de Bomberos, que era Seguridad y Prevención. Así estuve un año en ese trabajo después que salía del plantel con mis libros y me llevaban a mi casa a las siete de la noche.
Yo me iba a Radio Barquisimeto, donde había un auditorio para el público y me sentaba en una de las sillas de metal para ver a los artistas y a los locutores que trabajaban en una cabina de vidrio.
Estudió locución en el Instituto Los Andes, cuyo propietario y director era Teodoro Leal Aranda, y presentó sus exámenes para obtener el certificado de locución en Caracas.

Comienzos en radio
Comencé, refiere Freddy Andrade, a trabajar en Radiodifusora Occidental (que más tarde se convertiría en Radio Lara) y Radio Barquisimeto, propiedad de los hermanos Segura.
Había un noticiero para esa época en Radio Barquisimeto, el único que existía, con el nombre de Radio Informaciones Galletera El Ávila, que lo patrocinaba esa empresa. Se leían las informaciones de El Impulso, porque no tenía redactores.
Pasó a Radio Reporter y comenzó una carrera en la cual Dios siempre ha estado presente como luz y guía de su exitoso andar. Es un hombre de fe, seguro de sus principios y defensor del valor de la honestidad.

Fuente: elimpulso.com
Por María Daniela Piscitelli

Comentarios

Entradas populares